Normalidad en el frente

Lunes, 19 mayo, 2008

Las cosas que han pasado han pasado, está claro, pero la forma de percibirlas por los afectados puede ser muy diferente y este hecho indicar por dónde anda una sociedad. Han detenido en Sevilla al conductor de un autobús sin permiso de conducir y superando cinco veces (cinco veces todas juntas, o sea: quintuplicando) la tasa de alcoholemia permitida. Conducía un autobús que habían contratado un grupo de jóvenes para celebrar una despedida de solteros y poder beber alcohol. El caso es que pillan al tipo, lo detienen, y es noticia. Algo ha cambiado: escandaliza, aunque sea un poco.

Pero en otra noticia se percibe el efecto contrario, el de asimilación de algo que debería escandalizar: leo en diario Sur que una mujer ha muerto en el barrio de La Palmilla, en Málaga, de un disparo. La mujer (de 32 años y madre de dos hijos pequeños) salió al supermercado mientras su marido iba a recoger al cole a los niños, y volviendo de la compra fue alcanzada por una bala perdida que provenía de una disputa entre vecinos. ¡Dice el periódico disputa entre vecinos! (o un apelativo similar). ¿Cuándo uno tiene una disputa con su vecino se lleva la pistola -del calibre 45 para ser más exactos, el mayor en armas cortas-?, ¿si se la lleva la usa? y, sobre todo, ¿de dónde narices saca el vecino una pistola? En una disputa entre vecinos, si es muy acalorada, alguien puede llegar a subir la voz, incluso a llamar al otro maleducado, egoísta, incluso estúpido, y ya sería medio gorda, pero una pelea en la que se usan pistolas, mire usted, es algo diferente, y en la noticia sólo sirve de telón de fondo, no se especifica, como si fuera eso: lo más normal del mundo. Otro mundo es posible, dicen, o desean, algunos, pero a veces parece que es que vivimos ya en otro mundo, un mundo que huele regular.

Anuncios

Comunión

Sábado, 17 mayo, 2008

En el peaje de la autovía se amontonaban los coches. El tráfico, más lento que nunca, era desesperante. Llegó la guardia civil y nos hizo bajar a todos los ocupantes de los vehículos. Medio avergonzados comprobamos que, a pesar del calor, todos los varones llevábamos traje de chaqueta con su chaleco y su corbata. Las mujeres, vestidos, a cual más chillón. Armado con un megáfono, un cabo dijo: ¡a la derecha los que han pedido un crédito para celebrar la comunión, a la izquierda los que no! Claro, era un día de mayo, el mes ex florido (gracias a dios el ayuntamiento de Málaga se ha dado cuenta de que hay que plantar jardines de secano), después comenzaron con el control de alcoholemia. Cuando tocó mi turno le advertí al agente de la poca eficacia de un control matutino cuando aún no habíamos celebrado nada, pero el agente contestó que lo que bebiéramos era cosa nuestra, cargar el arma que somos dependía de nosotros, que ellos se limitaban a comprobar que al levantarnos, aunque fuésemos ya disfrazados, no constituíamos ningún peligro, y que además, qué diantres, esa tarde celebraba la comunión el hijo del teniente y cualquiera se ponía a realizar controles en vez de festejar. No sé la suya, añadió, pero la comunión del hijo del teniente es la hostia.

Discursitos

Viernes, 16 mayo, 2008

Estamos en crisis, hay que entenderlo y, sobre todo, sufrirlo. La economía española de los últimos años se ha beneficiado de condiciones positivas que ha estrujado y exprimido, sobre todo en la construcción. Así, por citar un ejemplo de la base de la pirámide, los muchachos de 17 años a los que hacía el seguimiento de libertad vigilada cuando veían una oferta de un trabajo de camarero ganando 700€ al mes (¡con 17 años!) se carcajeaban y se iban a la obra (con tanto fervor como los miembros numerarios acuden a esa otra obra opusiana) donde entrando de simple peón ganaban unos 2000€ al mes (otro ejemplo es el de una señora ama de casa y ama de gimnasio y ama de darse la vida padre y madre y muy señor mío que daba entradas para pisos que al día siguiente vendía -la entrada- por 600€ más y daba otras dos o tres entradas y luego se compraba un piso que vendía al mes…), y ahora la señora dice vaya, crisis, ya no hay quien juegue al monopoly, así que a guardar mis milloncejos y el muchachote que ya tiene 21 años y 2 hijos y un pedazo de coche tuneado se rasca la cabeza a media mañana y si tuviese lo que tendría que tener desearía pillar de nuevo esa oferta de camarero que a lo mejor ni pilla pero es que ya ha trabajado por 2000€ y por menos no trabaja, joeeer.

Y en la cúspide de la pirámide (o sea: en to lo alto, por si leyera esto el muchachote de marras) está el promotor que se ha forrado y que ahora se reúne con otros promotores y le dice al ministro Solbes que se deje de discursitos, así, literalmente, y que inyecte en el mercado un porrón -esto no es literal- de millones para ayudarles y ayudar a las familias a las que nadie ayudaba cuando todos se forraban. Como si yo le dijera al ministro de cultura César Antonio de Molina que las editoriales ya no pagan lo de antes y que las librerías sólo venden el libro de Ruiz Zafón, así que haga de practicante e inyecte otros milloncejos, con el agravante de que los promotores antes permanecían callados como unos, ejem, como unos esos.

Por eso yo a los promotores les aconsejaría que estudiasen idiomas, como Zapatero que ya sabe decir if cuando un mandatario le dice si quiere un café, idiomas y un poco de física, que algo sabrán por lo del cálculo de estructuras para que no se les caigan las casas ni las cuentas, y que opten a una de esas plazas que ofrece la Agencia Europea de astronautas, pagando 4200€ al mes aunque, eso sí, teniéndote tres meses con bocabajo y comiendo pastillitas y con el peligro de que cuando salgas a la obra (o sea, a obrar) te devore un agujero negro como ese por el que usted obra, señor promotor, discursito ni discursito, como dice ahora, ¿pero qué decía hace tres años y medio, ennn?

Intrusos, el perro de las narices y la vecina del 6º

Jueves, 15 mayo, 2008

Tiene narices la cosa, en el primer texto que escribo se me cuela una “E”, imagínense en los que quedan. Poco a poco irán entrando como si nada una “b”, una “i”, después una sílaba completa y al final el blog (cada vez que escribo blog recuerdo el puñetazo que me dio Heredia en la barriga, blog, mis 120 kilos me salvaron del dolor pero no de la humillación del sonido ni del puño de Heredia en mi barriga, encajado, sin poder sacarlo) dejará de ser mío. Me he puesto en contacto con Gustav Olof Oder Gle (el señor Google, dueño de todo un imperio; empire, como le gusta decir a él) y me comenta que lo peor no es que se cuele una letra sino que ésta sea mayúscula. Añade que las minúsculas son diferentes entre sí, como nosotros, pero las mayúsculas son orgullosas y prepotentes, que a veces esperan a las minúsculas a la salida del colegio y les dan palizas que graban con sus móviles, a veces se comen el punto de la “i”.

Me recomienda el señor Google que cierre el blog ya que cuento además con el agravante de no tener edad para estos juegos y de las tonterías (siempre según Google) que escribo.

Por si fuera poco, encima uno de mis pitbulls se me ha muerto, y en la autopsia han encontrado a la señora del sexto que decían que se había ido con el cartero, qué lío. Es que se le quitan las ganas a uno de todo.

Las ojeras

Miércoles, 14 mayo, 2008

hola, es la primera vez que escribo en este blog y lo hago con las ojeras llegándome a las rodillas, no es que Euse las ojeras para escribir: es que me acompañan y anulan. Este cansancio. La primavera, los madrugones, los dieciséis hijos, y ahora, después de inaugurar este blog (repito la palabra para acostumbrarme), he de pasear a los siete pitbuls hijos de perra, …cómo no estar cansado. Por cierto, y ya que me voy acostumbrando a lo de blog, voy a hacer algo para ir acostumbrándome a este poder: ,,,este cansancio (gran aportación a la tontería universal: las comas suspensivas, como aquellos exámenes de matemáticas, suspensivos, o como estas ojeras suspendidas que me golpean la vejiga y vuelcan mi bazo).

¡Hola, mundo!

Miércoles, 14 mayo, 2008

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!