Discursitos

Estamos en crisis, hay que entenderlo y, sobre todo, sufrirlo. La economía española de los últimos años se ha beneficiado de condiciones positivas que ha estrujado y exprimido, sobre todo en la construcción. Así, por citar un ejemplo de la base de la pirámide, los muchachos de 17 años a los que hacía el seguimiento de libertad vigilada cuando veían una oferta de un trabajo de camarero ganando 700€ al mes (¡con 17 años!) se carcajeaban y se iban a la obra (con tanto fervor como los miembros numerarios acuden a esa otra obra opusiana) donde entrando de simple peón ganaban unos 2000€ al mes (otro ejemplo es el de una señora ama de casa y ama de gimnasio y ama de darse la vida padre y madre y muy señor mío que daba entradas para pisos que al día siguiente vendía -la entrada- por 600€ más y daba otras dos o tres entradas y luego se compraba un piso que vendía al mes…), y ahora la señora dice vaya, crisis, ya no hay quien juegue al monopoly, así que a guardar mis milloncejos y el muchachote que ya tiene 21 años y 2 hijos y un pedazo de coche tuneado se rasca la cabeza a media mañana y si tuviese lo que tendría que tener desearía pillar de nuevo esa oferta de camarero que a lo mejor ni pilla pero es que ya ha trabajado por 2000€ y por menos no trabaja, joeeer.

Y en la cúspide de la pirámide (o sea: en to lo alto, por si leyera esto el muchachote de marras) está el promotor que se ha forrado y que ahora se reúne con otros promotores y le dice al ministro Solbes que se deje de discursitos, así, literalmente, y que inyecte en el mercado un porrón -esto no es literal- de millones para ayudarles y ayudar a las familias a las que nadie ayudaba cuando todos se forraban. Como si yo le dijera al ministro de cultura César Antonio de Molina que las editoriales ya no pagan lo de antes y que las librerías sólo venden el libro de Ruiz Zafón, así que haga de practicante e inyecte otros milloncejos, con el agravante de que los promotores antes permanecían callados como unos, ejem, como unos esos.

Por eso yo a los promotores les aconsejaría que estudiasen idiomas, como Zapatero que ya sabe decir if cuando un mandatario le dice si quiere un café, idiomas y un poco de física, que algo sabrán por lo del cálculo de estructuras para que no se les caigan las casas ni las cuentas, y que opten a una de esas plazas que ofrece la Agencia Europea de astronautas, pagando 4200€ al mes aunque, eso sí, teniéndote tres meses con bocabajo y comiendo pastillitas y con el peligro de que cuando salgas a la obra (o sea, a obrar) te devore un agujero negro como ese por el que usted obra, señor promotor, discursito ni discursito, como dice ahora, ¿pero qué decía hace tres años y medio, ennn?

Anuncios

2 comentarios to “Discursitos”

  1. Pablo Says:

    Acabo de descubrir tu blog: me encanta leer a quien sabe poner palabras a nuestro pensamiento.
    Está bien este invento que nos dejará leerte más de una vez por semana.
    Gracias por tu valor, el de siempre, y por tu honradez.

  2. lacajadepanduro Says:

    gracias a ti por tu ánimo inconmensurable, so peliculero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: